Históricamente, la primera forma de educación que se creó fue la personalizada, en la cual el tutor diseñaba la formación para el alumno. Con la democratización de la educación, y por razones de economía de tiempo, energía y recursos, se ha estandarizado la enseñanza para grupos numerosos de estudiantes, y así suprimiendo la personalización. Las nuevas tecnologías nos permiten volver a la personalización del aprendizaje en un entorno grupal.