El aprendizaje personalizado es una tendencia en el campo de la educación cada vez más extendida. Tanto la necesaria optimización de recursos de los centros de enseñanza, como la importancia de que todos los alumnos progresen, hacen del método adaptativo la mejor opción en todos los sentidos. Por ello, son muchos los colegios que ya apuestan por este método.

El procedimiento del aprendizaje adaptativo es un método basado en la adecuación automática del temario (teórico y práctico) al nivel particular de cada alumno. El contenido se ajusta al progreso que registra el estudiante a medida que realiza sus ejercicios, con la ayuda de un software específicamente programado para ello.  Se garantiza que todos los niños de un mismo curso evolucionan a lo largo de los meses del año académico.

Con el aprendizaje personalizado, aunque cada estudiante se encuentre en distintos puntos del temario, todos progresan y mejoran sus resultados porque cada individuo recibe los ejercicios que necesita para reforzar aquellas materias que no entiende. De la misma manera, los alumnos que van superando niveles, no deben esperar a que sus compañeros también los alcancen, sino que pueden ir avanzando en el temario y superando “etapas”.

Esta metodología de adaptar teoría y práctica a cada alumno, además es óptima para el profesorado ya que permite a cada maestro detectar de manera muy concreta las necesidades de cada uno de sus alumnos y de esta forma, ayudarle efectivamente. En este sentido, implementar aprendizaje personalizado en las aulas resulta muy satisfactorio para el personal docente, puesto que además de ser muy práctico, ven como todos los alumnos mejoran realmente.